miércoles

Entretanto (Tu nombre entre mis dedos)


Nuevo poemario 

jali@s foto


OBERTURA

Por convención aquí comienza lo visible, la evidencia,
el libro. Pero de dónde viene esta forma, cuáles
fueron sus balbuceos primeros sin figuras dibujadas,
apenas un atisbo, una grieta por la que se colaron
estas palabras que siguen,
nadie sabe...

comparto algunos poemas del interior

Sin red

En una aproximación no cerebral
a tu estrategia
abandonados argumentos
entregado el estandarte
besarte como si fueras
ausencia de pelo y pluma
gran paso de cíclope y rana
certeza
ave cacuy
que se duele sin nadie
en la invisible selva perdida



Precious memories
(In memoriam JJ Cale)

La esperanza es un tutú descolorido bailando a
deshoras sobre el lago de los cisnes, se viste de amarillo
en los estrenos y desafina blues como un borracho.
Ni esperanza de cielo, ni miedo al infierno, al cabo y
al fin todo y nada giran en el aire, como esa moneda
que cae acuosa sobre su dorado canto.


foto: Yurema del Mar

siento la tierra
como un latido de amapolas rotas
y cada volcán se viste
de anaranjado para la noche
suena el agua por los regueros
de una mañana de sol
rondan las yerbas su viento callado
pasos de felpa
latidos de azahar
eres una sola cosa en todas las inventadas
nube viajera
silencio
casa




(4)

el desmantelamiento de lo amable
de lo mínimamente coherente
parece ser la tarea a realizar
a lo largo y ancho de un planeta desolado
lo demás
eso de los derechos humanos
y otras nimiedades
como la empatía el respeto la ética
no están en el orden del día
que se va haciendo cada vez
más noche
a la sombra de nada






Al fondo del pasillo donde mi madre delira se bifurca la
galería, a la izquierda los terminales, a la derecha locos
sin fin. Y entre este laberinto de disturbios inconsolables,
un páter de presencia apocada con aspecto de santo que
tal vez esconda un sicario… pienso de forma automática
mientras escribo:

En la planta de psiquiatría del viejo hospital
las ventanas están selladas
sin picaporte ni espera
Un ministro del Señor
se pasea indeciso
como un boxeador noqueado
entre las cuerdas
y los locos



***


ADENDA

llegado a este punto el poemario parece pugnar por
salir de su antigua forma y expresar otras imaginadas
maneras… no seré yo quien contradiga semejante
empeño y a tal efecto incluyo a continuación otros
ámbitos, otras letras, laberintos o aperturas, más líneas
y vuelos por los caminos del soplo etéreo, imágenes para
un futuro imperfecto


Saber de ti
tras largos abusos de ausencia
me pone tras la pista
y deshoja mi cáscara de limo
Me acomodo sin remedio
a unos versos de urgencia
Liana en la selva del mapa
territorios acotados al silencio

Saber de mí
otra vez despierto y saliva
anuncia las termitas
que devoran sin descanso esta vida
tras la muerte del péndulo parado
que imaginé en un camino


Justo a la vuelta
de tu regreso
cuando aún no has venido
y mis puñales sangran
riendo de pura vida.
...


ACTO FINAL

Cribando palabras
me quedé con los versos
Nada grandioso
ninguna huella apenas
conjuro liviano
pábilo de vela
que se lleva la corriente
y nada.
jali@s 


turpin@graficasalmeida.com

*
Desde México esta reseña:

Entre tanto Festival Juan Rulfo, en mi estado natal, Jalisco, por los cien años del nacimiento del gran autor de "Pedro Páramo" y "El Llano en llamas", me di tiempo una mañana (gozosa) para, en San Gabriel (tierra que daba por suya Rulfo) y Sayula (lugar oficial y real de su nacimiento), darme "entre tiempo" (los vivos y los muertos se tutean en estas regiones), leer tu libro, José, "entretanto", tan original, diferente y cálido con el lector (virtudes que ya se encuentran poco en las Letras, y que tú, Rulfo, y Cortázar tienen).
 
Queda en el presente para mi sorpresa y compañía futura, esta parte: "Difícil asunto éste de vivir y no morir / en el intento"; vaya chispa de sabiduría y raro hallazgo. Solitos estos versos valen todo el libro.
 Resuena ese "entre tiempo" en el que trazó toda su obra Juan Rulfo.
Quedé meciéndome en la ternura, la protesta, y la añoranza de tus palabras: vuelas hasta las nubes, pero siempre con Tierra en las manos. (Sé que no es tierra rulfiana, pero a mí me supo a que sí, porque yo estaba en tierras de Rulfo, seca y árida, pero con cielo).
Te felicito y agradezco el privilegio que me diste en leerte.
Desde el sur de Jalisco,
Dante Medina

http://dantemedina.com/php/html/index.php/page/2.html






2 comentarios: